“¿Qué significa decir que un vino tiene corcho?”

descorchador-y-corchos

No, no se ha caído un trozo del corcho dentro de la botella, ni lo hemos roto al intentar sacarlo. Cuando oímos a alguien decir, tras catarlo, que un vino tiene corcho, está acorchado o sabe a corcho, el mensaje no es tan literal como parece.

El “efecto corcho”, que se refiere a un olor y sabor húmedo y mohoso del vino, se debe a una infección de bacterias que ha contagiado al corcho, y que de éste pasa al vino. La culpa de esto la tiene lo que los expertos llaman TCA (Pentaclorofenol, o Tricloroanisol), que puede estar en el corcho incluso antes de sacarlo del alcornoque.

Esto puede deberse al exceso de uso de productos insecticidas directamente sobre el árbol, por ejemplo, o al agua clorada que se usa para esterilizar los corchos. Conscientes de ello, los elaboradores tienen un gran cuidado en lo que a higiene y calidad se refiere, además de llevar a cabo exhaustivos proyectos de investigación.

Dicho esto, hay que tener siempre clara una cosa: no se trata de algo tóxico, ni el vino nos va a sentar mal. Simplemente, olerá a corcho.

 

Fuente: marquesdemurrieta.com

Short URL: http://tinyurl.com/zgx9qnb

Juanjo Tarud

Wine Guru