“Consejos para convertirte en un buen sumiller”

 

Al ver un sumiller, nos causa intriga como disfruta y analiza cada sensación. Expertos en servicio son en enlace entre la bodega y el comensal, que cada día exige más a los restaurantes.  Acá va una guía para quienes quieran convertirse en sumiller y ejercer este apasionante oficio, lo hagan de manera informada.
Adquiere experiencia trabajando en la industria de los restaurantes finos o en la industria del vino.

  • Sin importar cuánto hayas estudiado o cuánto entrenamiento o capacitación formal tengas, para un sumiller es importante tener experiencia real trabajando con vinos. Tal vez puedas comenzar en donde estás. Los trabajos de nivel básico para una persona aspirante a sumiller incluyen ser camarero, vendedor de vino, o empleado de una bodega de vinos para degustación o de una importadora de vino.
  • Usa tu experiencia para expandir tus conocimientos sobre los paladares de los clientes, sobre los principales productores de vino y sobre los aspectos prácticos del comercio del vino. Un sumiller necesita tener conocimiento real tanto de los aspectos del trabajo al estar al frente (ayudando a los comensales a elegir y degustar los vinos), como al estar atrás (creando una lista de vinos, trabajando con los vendedores y enólogos).

 

Combina la experiencia práctica con la educación formal e informal que tengas sobre los vinos.

  • Mientras vas ascendiendo de puesto, aprovecha las oportunidades que tengas para aprender todo lo que puedas acerca del vino. Lee publicaciones de la industria, guías anuales sobre vinos, blogs y revistas de conocedores. Asiste a degustaciones de vinos. Únete a asociaciones de comercio de vinos. Mejora tu propio paladar probando varias combinaciones de vinos y platos de comida.
  • Las universidades y las escuelas profesionales, especialmente en áreas urbanas grandes o regiones vitivinicultoras, con frecuencia ofrecen cursos de extensión sobre la apreciación del vino. Asistir a uno de estos, puede mejorar tus habilidades de sumiller sin la inversión substancial de tiempo y dinero que requieren la certificación y los programas de educación avanzada
  • Obtén tu certificado de sumiller

    • Legalmente no se requiere ninguna certificación para ser sumiller y puede que consigas un trabajo en un restaurante de mediana calidad o en un club privado gracias a tu experiencia, a lo que aprendiste por tu cuenta y a tu buen paladar. Sin embargo, si tienes el certificado de sumiller aumentarán las probabilidades de que te contrate un restaurante de mejor calidad, y por lo tanto, aumentará tu sueldo y el respeto hacia ti en el mundo de los vinos.
    • Los programas de certificación para sumiller están disponibles en muchos lugares y pueden ser de muchas formas. La mayoría toman varios meses, cuestan miles de dólares y combinan el estudio, la escritura, prácticas y exámenes que se vuelven más difíciles a medida que aumenta el título del certificado.
    • La Sociedad de Educadores del Vino, el Instituto Culinario de América, la Sociedad de Sumilleres de América y el Centro de Recursos del Vino Elizabeth Bishop de la Universidad de Boston, son algunas de las tantas instituciones que tienen programas de certificación para sumilleres con mayor prestigio internacional.
    • Siempre pregunta a otros sumillers y busca en internet la reputación de la escuela en la que estés interesado. ¡Hay mucha gente que no está capacitada enseñando en este ambiente! Por lo general los cursos rápidos o express no tienen mucha influencia en tu carrera así que dedica el tiempo que es necesario para el verdadero aprendizaje.

     

    • Avanza a los niveles más altos de conocimiento sobre el vino.

      • Existen dos organizaciones que otorgan los títulos más avanzados de la educación en vinos después de varios años de arduos y costosos estudios. Sólo se gradúan muy pocos estudiantes cada año, pero los sumilleres que alcanzan estos codiciados títulos por lo general tienen asegurados empleos de los niveles más altos y el respeto de la comunidad vitivinícola.
      • La Corte de Maestros Sumilleres otorga un título Maestro Sumiller (MS), el cual es reconocido internacionalmente como la credencial que te autoriza para comprar y servir vino. La aprobación de las 4 etapas, cada una de las cuales culmina en exámenes, es necesaria para recibir el rango de Maestro Sumiller. Sólo hay unas 100 personas en el mundo que han logrado conseguir este prestigio.
      • El Instituto de Maestros del Vino ofrece seminarios en los Estados Unidos, Europa y Australia. El programa toma 3 años o más; una opción con residencia acorta el proceso a 2 años. Hay cerca de 250 personas en el mundo que han recibido el título de Maestro del Vino.

Consejos

  • Habla con los sumilleres de los buenos restaurantes que visitas. Pregúntales dónde recibieron su entrenamiento y qué curso te recomiendan que tomes en tu país.

Advertencias

  • Las cuotas para los programas de certificación de sumiller son altas. Los títulos de mayor rango como Maestro del Vino o Maestro Sumiller son aún más caros y los exámenes son muy difíciles. A menos que realmente quieras llegar a la cima en este campo y creas que tienes la habilidad, tiempo y dinero para tomar estos programas, probablemente sea mejor que te prepares para ser un sumiller con una combinación de experiencia laboral, cursos de extensión y estudiando por tu cuenta.
  • Sólo estudiar y llenarte de títulos no hará más que adornar tus redes sociales. La experiencia es algo fundamental.
  • Asiste a todas las catas de vino que puedas para conocer así más vinos, la opinión de los consumidores y siempre algo aprenderás de quien lleve la cata.

 

Fuente: wikihow.com – Oscar Avila

Juanjo Tarud

Wine Guru, actualmente trabaja en Dehesa del Carrizal D.O.P. (España)