“8 reglas para servir un vino de manera profesional”

Un adecuado servicio del vino ayuda a mejorar la experiencia. Entre otros factores debe considerar: temperatura correcta, elección de las copas y un servicio cuidadoso.

1. La temperatura correcta

TemperaturaUsted nunca debe sacar el vino de la bodega y ponerlo inmediatamente sobre la mesa. Antes de una comida o degustación, tómese su tiempo. El vino no puede estar ni demasiado frío ni caliente. En ambos casos pierde su verdadera personalidad. Una adecuada temperatura de servicio influye sobre el sabor del vino y permite que su bouquet se exprese a plenitud.

En términos generales, el vino blanco se sirve más frío que un tinto. Pero, atención, la escala de temperaturas es variable dependiendo del tipo de vino. Cada vino da lo mejor de sí mismo a diferentes temperaturas. Aquí encontrará una infografía con las temperaturas correctas para distintas cepas y estilos.

Actualmente disponemos de los medios técnicos para almacenar el vino a una temperatura de servicio ideal, como una bodega con condiciones correctas o un armario que mantenga una ambiente fresco. La forma más rápida de bajar la temperatura de un vino es mediante una cubeta con agua y hielo. Hay que contar entre diez y quince minutos para pasar de 20º C a 8º C.

Es muy útil recurrir a un termómetro para determinar si el vino está listo para servir. Sin embargo, un grado de más o menos no perjudica seriamente el vino. Un consejo para usted: haga dos o tres veces la prueba del termómetro y toque cada cierto tiempo la botella para memorizar la impresión que recibe. Con un poco más de experiencia podrá decidir la temperatura solo con sus propios sentidos.

2. ¿Cómo abrir la botella?

DescorcheCon el pequeño cuchillo escondido en el sacacorchos, corte la cápsula exterior justo bajo la curva del cuello de la botella. Tenga cuidado con los dedos. La falta de atención puede provocar un corte con el filoso metal de la cápsula.

Una vez quitada la cápsula, limpie el cuello de la botella con un paño o un papel absorbente. Luego introduzca el tirabuzón del sacacorchos justo por el centro del corcho hasta el fondo, manteniéndolo siempre recto. Por último, extraiga suevamente el corcho. La idea no es provocar un estruendo, sino un sonido sutil e invitador.

3. La decantación

La mayoría de los vinos puede servirse directamente de la botella, pero hay otros que ganan con el proceso de decantación. Verter el contenido de una botella en un decantador o contenedor de vidrio, mejora la percepción del vino de dos formas: primero, elimina los eventuales restos de corcho u otro tipo de residuos, y segundo, permite oxigenarlo para que sus aromas se volatilicen y se expresen de mejor manera.

Decantación

En el caso de los vinos antiguos, la decantación vivifica los vinos. Sin embargo, también puede decantar vinos jóvenes o maduros con varios años de guarda. Entre una a dos horas decantado se vuelve más suave y redondo. Pero no decante el vino con demasiada anticipación porque pierde su frescura y vitalidad.

¿Cómo decantar? Muy simple. El contenedor tiene que estar limpio. Recomiendo aclararlo con un poco de vino antes de usarlo. Así se eliminan los aromas químicos de la limpieza o el posible olor a cerrado. Después descorche la botella y vierta lentamente el vino en el decantador.

4. El orden del servicio

Orden degustaciónLas reglas dicen que los vinos blancos deben servirse antes que los tintos, los vinos jóvenes antes de las cosechas antiguas, los ligeros antes que los con más cuerpo, los secos antes que los dulces y los mejores vinos, esos especiales o únicos, siempre al final de la velada.

Cuando usted es el anfitrión, primero debe probar el vino para saber si la botella no es defectuosa. Siempre sirva primero a las damas y después en el sentido de las agujas de reloj, partiendo por la derecha del anfitrión.

5. ¿Cómo servir el vino sin salpicar gotas en la mesa?

Servicio¡Hágalo lentamente! Vierta el vino en el centro de la copa y luego gire la parte inferior de la botella para mantener esas últimas diminutas gotas dentro de la botella. Este truco requiere un poco de práctica para la perfección, pero usted puede hacerlo. Además siempre tenga a mano un paño blanco para limpiar la botella.

 6. Cantidad

Servicio - cantidadCada botella de 750 ml alcanza para 6 a 12 copas de degustación, dependiendo del tamaño de la copa. Para disfrutar el vino con la comida, debería servir entre 150 a 180 ml. Visualmente es una tercera parte de la copa. En caso del vino espumante, se llena la copa tipo flauta hasta las tres cuartas partes para poder observar el ascenso de las burbujas.

7. Copas

Antes del servicio verifique la limpieza de las copas. El sabor del vino no sólo es mejor cuando se bebe en la copa apropiada, sino también sin ningún otro aroma extraño. Los elementos que usted debe considerar son: forma de la copa, tamaño, y la calidad del vidrio (recuerde que el vidrio tiene que ser transparente, liso y sin facetas).

Copas Concha y toroEn Europa, especialmente en Francia, cada región vinícola tiene su tipo de copa, por ejemplo Burdeos o Borgoña. Las copas para degustación deben tener forma de tulipa cerrada y los vinos espumantes se sirven en copas tipo flauta. El borde tiene que curvarse hacia al interior para captar los aromas y canalizarlos a la nariz. Otro factor importante es que el pie de la copa debe ser bastante largo para que los dedos puedan sostenerla sin tocar el cáliz. Ojalá la copa sea suficientemente grande para poder girar el vino y liberar sus aromas.

8. ¿Cómo tomar la copa?

Cómo tomar la copa

Mantenga la copa hacia la base del tallo entre el pulgar y el dedo índice. Nunca la tome por su copa para evitar que el vino se caliente en sus manos. Este paso de servicio y degustación es útil para aprender sobre el gusto del vino y entenderlo.

Ahora usted está listo para disfrutar su vino con la comida y degustarlo correctamente. 

 

Fuente:  conchaytoro.com

Por Ania Smolec
Wine Journalist

Juanjo Tarud

Wine Guru, actualmente trabaja en Dehesa del Carrizal D.O.P. (España)